Hombro congelado o capsulitis adhesiva

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El hombro congelado o “capsulitis adhesiva” es una enfermedad que inicia con dolor localizado en el hombro, seguido de una rigidez o falta de movilidad de forma progresiva.

Lo primero que tiene que saber la persona que padece este proceso, es que casi en su totalidad se resuelve, pero requiere un largo período de tiempo comportando hasta 1 o 3 años en el peor de los casos.

¿Cuáles son las causas?

Existen varias causas que pueden producir un hombro congelado, aunque la mayoría de veces se desconoce el motivo por el cual se instaura. A esta causa se la llama causa primaria o idiopática.

En otras ocasiones existen otros procesos que pueden producir esta enfermedad causa secundaria, como puede ser:

Sistémicas: Alteraciones de tiroides o diabetes mellitus.
Extrínsecas: Enfermedad cardíaca, cerebro vascular, cervical, mamaria.
Intrínsecas: Patología del manguito rotador, bíceps o calcificación del manguito rotador.

Existe también una causa terciaria tras fracturas, traumatismos o tras cirugía.

¿Qué es lo que ocurre?

Esta enfermedad se inicia en la cápsula articular, que es una “bolsa” que envuelve la articulación del hombro alrededor de la cabeza del húmero y la glenoides. Se produce una inflamación de la cápsula, así como un engrosamiento y rigidez de la misma.

¿Qué síntomas ocasiona?

Se inicia con una primera fase de dolor mal definido alrededor del hombro, que en ocasiones se puede relacionar con un leve traumatismo o un simple gesto como el de ponerse la manga de un abrigo.

El dolor se puede notar de forma progresiva hasta volverse realmente intenso, pudiendo ser incluso nocturno. La fase mas dolorosa puede llegar a durar de 2 a 4 meses.

A lo largo de la fase de dolor se va instaurando, a consecuencia de la rigidez articular, la sensación por parte del paciente de ir perdiendo movilidad articular en el hombro tanto con la elevación activa como con los movimientos pasivos del hombro.

Esta es la fase que más tiempo se tarda en solucionar, pudiendo llegar entre 2 y 3 años a recuperar. Aunque lo mas habitual es que el paciente vaya notando una recuperación funcional progresiva para realizar las actividades de la vida diaria mucho antes, dentro del primer año.

¿Cuál es el tratamiento?

Todo y que suele ser un proceso que se autolimita habitualmente por completo, es importante plantear la posibilidad de poder acortar el tiempo de recuperación, entre los que se destaca:

Antiinflamatorios: Los AINEs (como el ibuprofeno, diclofenaco…), no han demostrado mucha efectividad en esta enfermedad. En puntuales ocasiones la administración oral de corticoides sí ha demostrado efectividad.
Fisioterapia: En sus distintas modalidades, hay que destacar la importancia de enseñar por parte del fisioterapeuta al paciente, la realización de ejercicios autoasistidos para recuperar la movilidad articular. Cabe destacar que el control y la tolerancia del dolor al realizar dichos ejercicios son de suma importancia.
Infiltraciones articulares: Útiles sobre todo en las primeras fases de dolor intenso.
Hidrodilatación: Se trata de un procedimiento en el que se realiza una dilatación capsular con suero fisiológico para distender la cápsula articular i acelerar la recuperación de la rigidez de la articulación.
Manipulación bajo anestesia: Consiste bajo sedación, realizar movimientos forzados de la articulación con el fin de romper o distender la cápsula articular.
Artrolisis artroscópica: Se trata mediante técnica artroscópica, realizando una liberación de la cápsula articular. Este procedimiento se realiza como último recurso cuando han fracasado el resto de procedimientos.

logo firma abajo samuel

Dr. Samuel Mora Morgado 

Dirección: 

Av. Juan XXIII 6130, Vitacura - Las Condes - Santiago

Contacto: 223751294 / +56 9 6308 6203

 Correo Electrónico: info@samuelmoramorgado.cl

Sígueme en

Copyright © Samuel Mora Morgado.

Search